• 1

Mensaje de Navidad del 21 de Diciembre, 2012

Visita anual Navideña de Nuestra Senora

El Viernes por la noche se reunieron 340 peregrinos, 7 diáconos y los sacerdotes que apoyan al santuario para asistir a un rosario y misa especial con la esperanza que Nuestra Madre Santísima nos honrara de nuevo con su presencia.  Debido al incendio que en el pasado destruyó la Colina de Maria en el Santuario de Nuestra Senora de las Sierras, el evento se llevó acabo en el salón principal del Centro de Retiros La Purísima que se encuentra en la parte baja del santuario.  Casi al terminar el rosario bilingüe, la vidente, con dos sacerdotes presentes, verbalmente dijo estas palabras.  Vidente: Comunicación extensa en lenguas, mientras el cuarto se llenaba de ángeles que cantaban una canción de alabanza muy alegre y jovial.  Madre ... ... ...

 

Mis queridos hijitos,

Les saludo con el amor de una madre.  Este amor no pueden ustedes comprender.  Pero es un amor que transciende todo lo que pueden imaginar sus mentes humanas.  Les debo decir que ... el amor así como lo conocen ... ha sido atacado a tal grado ... que ya no es un amor como Dios quiso que fuera.  La vida antes era un gran tesoro ... un tesoro esperado con alegría ... y ahora, mis hijitos ... los corazones que antes estaban tan llenos de amor y gran anticipación ... se han convertido en piedra.  Hablo con dulzura a cada corazón en esta noche ... con una canción de Amor Puro y Divino.  Ustedes conocerán esta canción en un breve momento.

Mis hijitos, ustedes buscan sin embargo no encuentran ... porque buscan lo que no se puede ver ... porque buscan por muchas razones muy equivocadas.  El amor de Dios es puro, y santo.  Él no ha cambiado su amor hacia ustedes.  Por lo tanto, Él me ha pedido que venga ... y les recuerde que ustedes son Suyos y a Él van a regresar.  Yo estoy aquí para ayudarles a transformar sus vidas ... en una vida que busque la voluntad de Dios.  Elijan aceptar la voluntad de Dios ... y entonces habrán elegido bien!  Porque Dios tiene un gran amor para los que hacen esto.

Mis hijitos, yo no he venido a castigarlos ... si no para que se den cuenta que cada uno de ustedes verdaderamente son un regalo precioso ... uno que Dios atesora ... y hace todo lo que Él quiere para cada uno de ustedes ... para dirigir su camino ... a uno de santidad, amor y perdón.  Miren quien viene hacia ustedes, mis hijitos ... es Mi Hijo.  Él quiere que tengan un amor puro y abraza a cada uno de ustedes.  Él los guarda en Su corazón ... y si ustedes así lo escogen ... ahí permanecerán ... y vivirán la vida que Dios ha destinado para ustedes.

Los bendigo con el amor de una Madre ... así como a todos los artículos que han traído esta noche.  Recuerden estas palabras y la canción de Amor Puro y Divino.

El texto siguiente es una descripción verbal dada por Pat.  (Esta escena necesitará algo de discernimiento ya que Pat después expresó la dificultad para relacionar esta escena en palabras.)

“Ella sale de en medio de una luz brillante ... y ahora veo un trozo de tela totalmente iluminado.  Ella se encuentra adornada con esta tela ... toda llena de luces ... llena de lo que parecen ser estrellas.  Su manto no es completamente azul ... quizá un azul verde ... tiene las manos juntas en oración, no mira hacia arriba.  Pero hay un rayo de luz ... como un cometa en el cielo ... cruzando el firmamento ...  escoltando algo desde el mundo hacia el manto de Nuestra Santísima Madre.  En medio de este rayo de luz aparece algo que podría describirse como pequeñas caritas.  Yo diría almas cantando.  Su manto se abre un poco y parecen desaparecer dentro de Su manto.  Y mientras todo esto está sucediendo, hay muchísimos ángeles a su alrededor y no puedo definir si es el movimiento de sus alas o si son sus voces las que cantan esta hermosa canción.  Están cantando en un tono muy, muy alto (no sé con que otras palabras describirlo – quizá se parezca a algo como a unas campanitas melodiosas) pero hermosísimo.  Parece radiar por todo el firmamento ... y su canto se refiere a la pureza de las almas ... que Ella ha acogido bajo Su manto.  ¿Son los inocentes los que Ella ama tanto?  Y todo lo que escucho es reza, reza por mis niños ... ellos no tuvieron la oportunidad de vivir ... pero ellos están ahora con nosotros.  Veo una carita que se asoma por debajo de su manto ... suspira ... suspira ... y sonríe ... con gran alegría.  Después Ella dice:”

“Ya no habrá mas sufrimiento ... habrá alegría.  Este es Mi Hijo ... Mi Hijo vino ... para mitigar el sufrimiento en el mundo ... que ellos también ...  puedan encontrar la alegría de estar con Él.”