Translate this page

enfrdeitptrues

1 de Noviembre de 1997 (Maria)

1ro de Noviembre de 1997 (Maria)

 

Mis queridos hijos,

 

Nosotros estamos con ustedes para inculcar paz en sus corazones y sus mentes.  Sin Nuestra paz, se perderían y fácilmente fueran desviados porque el tiempo vuela y velozmente se aproxima la hora final de decisiones.

 

Hijos Míos, no permitan que las preocupaciones de este mundo se filtren en la paz y tranquilidad de los campos inertes de sus almas.  Estén conscientes, queridos Míos, Nuestros mensajes deben ser oídos aun en el silencio de sus corazones.  Sean advertidos y conscientes pero con fe resuelvan a perseverar hasta el final.  Todo lo que ha sido revelado debe suceder y sucederá.  Son ustedes, Mis hijos preciosos, quienes escogerán cómo diseminar la información dada.  Oren mucho y pregunten al Espíritu Santo que llene sus corazones con sabiduría con la cual el conocimiento y la paz llenen sus corazones.  Lancen todos sus temores porque aun queda mucho por hacer.  Dejen que el amor sea su guía al continuar su jornada.

 

Los amamos, queridos hijos, y Les otorgamos dones sobre dones para alivianar sus cargas mientras continúan en su jornada hacia la santidad.  ¡Paz y amor!

2 de Noviembre de 1997 (Maria)

2 de Noviembre de 1997 (Maria)

 

Mis queridos hijos,

 

Recibimos tanta alegría de aquellos quienes vienen buscando paz -----una paz dentro de cuyos corazones derramamos muchos dones.  Benditos sean, hijos Míos, quienes creen con tanta pureza de fe y confianza porque su caminar es uno de santidad ---- un caminar el cual debe continuar sin importar que tan cansados estén.
Las pruebas del mundo les quitarán fuerza y las desilusiones tratarán de bloquearles su paso, pero el camino está claramente Mariado por Jesús.  Que su mirada siempre esté sobre El y sus corazones abiertos para recibir Sus palabras porque ustedes jamás perderán su rumbo.

 

A través de todo lo que debe venir, permanezcan firmes en su fe --- acérquense a Nuestros corazones --- los corazones que los aman, porque Nosotros somos su refugio.  Paz, queridos hijos. 

4 de Noviembre de 1997 (Maria)

4 de Noviembre de 1997 (Maria)

 

Hija Mía,

 

Te advierto, hija Mía, como madre cuyo corazón está lleno de amor por su criatura y procura guardar y proteger a aquellos a quien ama.  Tu tiempo ha llegado; serás atacada como nunca antes pero no permitas que tu corazón se preocupe porque tú estás bien protegida.

 

Permanece silencia en tus tiempos de prueba --- cobra fuerzas de El cuyos brazos están extendidos para atraerte cerca de Su corazón.  ¿Qué hay que temer, Mi criatura, cuando uno realmente ama a Dios?  Solo debes procurar ser uno con El --- una unión que este mundo no puede quebrantar. 

 

Tengo mucho que decirte, hija Mía --- no todo lo cual vas a escribir.  Escucha y discierne, hija Mía, que Yo, tu Madre, ahora le hablo a tu corazón.  Mis mensajes van a cesar gradualmente porque así es como debe ser.  Se me ha permitido mucho tiempo para estar con Mis mensajeros.  Ahora tú debes continuar con aun más intensidad la responsabilidad que te he confiado.  Valientemente enfrenta la oscuridad por Jesús, la Luz de Esperanza, está lista para recibir a Sus hijos.  No estés triste porque Yo estaré contigo aun un poco más tiempo.

 

Yo te bendigo, hija Mía, como tu a tu vez debes llevar Nuestras bendiciones a los demás.  Regocíjate porque un nuevo día pronto llega.  ¡Paz! 

3 de Noviembre de 1997 (Maria)

3 de Noviembre de 1997 (Maria)

 

Mis queridos hijos,

 

Ustedes han sido bendecidos muchas veces porque Nuestras palabras han fluido como los ríos fluyen hacia el mar --- de una gran profundidad hacia la otra.  Aun, hijos Míos, ustedes escogen solo escuchar el suave murmullo del pequeño arroyuelo el cual crea muy pocas olas en su curso natural de dirección.

 

Aquellos quienes escuchan Nuestras palabras deben oír el mensaje fundamental --- no escoger solo aquellos que encuentran significativos pero fuera de contexto.  La profundidad de Nuestros mensajes es tan vasta como el mismo océano --- comprendan Nuestras palabras porque hay gran urgencia y muy poco tiempo.  Nuestras palabras pondrán en prueba su comprensión y en veces hasta su propia imaginación --- pero, hijos Míos, Nuestras palabras no son solo palabras sino serias advertencias porque el mal abunda procurando sus almas.  Escuchen y crean, pequeños seres, y sepan, seres fieles Nuestros, ustedes permanecen cerca a Nuestros corazones.  Procuren, seres queridos, a aquellos quienes han sido guiados por el mal camino porque el Corazón de Jesús ansiosamente espera que cambien de parecer.  En Su Divina Misericordia, El procura a Su gente con un amor incomprensible tan grande que El arrancará a almas del borde de los fuegos del infierno mismo si ellas lo llaman.  Reflexionen, hijos Míos, en estas palabras. ¡Amor y Paz!

5 de Noviembre de 1997 (Maria)

5 de Noviembre de 1997 (Maria)
Hijos Míos,

 

Mi paz Maternal les traigo este día y les pido, Mis preciosos seres, a ser discípulos de paz y amor.  Unan sus corazones a los Nuestros porque en sus vidas diarias van a tocar muchas almas dolientes --- almas buscando la paz y el amor de Jesús.

 

Tantos desperdician este precioso regalo de vida poniendo el tiempo con Jesús lejos de sus corazones y así rechazan o no reconocen los regalos que El pone a la disposición de cada alma.  Ámenlo a El quien los ama a ustedes --- procuren cumplir con El mientras aun hay tiempo.  Conviértanse en corazones puros a los cuales Su Divino Amor fluirá.

 

Hijos Míos, El está extendiendo cada misericordia --- Les urjo al mismo tiempo que caen las lágrimas de Mis ojos a que se arrodillen en gratitud, porque ustedes aun no entienden la magnitud de este gran regalo.  Oren, hijos Míos --- oren porque éste es realmente un gran tiempo de misericordia.  ¡Paz y amor!