Translate this page

enfrdeitptrues

28 de Mayo de 1999

28 de Mayo de 1999

 

Los siguientes mensajes fueron recibidos el viernes por la tarde después de la última década de los misterios Dolorosos del rosario.

 

“Hijos Míos,

 

¿Realmente piensan ustedes que podrían quedarse conmigo bajo Mi cruz?  ¿Tienen ustedes, hijos Míos este coraje? --- Y aun así me dejaron con solamente unos pocos.  Hijos Míos, Yo les pido que se acerquen más a Mi corazón.  Ustedes, Mis seres preciosos, no van a sobrevivir si no rinden su voluntad a la Mía.  ¡Soy Amor ---- Amor puro!  Yo los llamo a que sean valientes, pero gentiles de corazón.  Ustedes no saben lo que existe más adelante, por eso he venido con Mi Madre para fortalecerlos para que no fallezcan ni pierdan la  esperanza.  ¡Confíen en Mí!  El camino se hará más difícil.  Estén en paz.  Yo no abandono a Mis hijos sin Consuelo.”

 

(Después de este mensaje, Jesus dijo) - “Mi gracia…… Mi bendición está sobre cada uno de ustedes esta noche.  ¡Sean audaces – valientes – gentiles!”

 

(El siguiente mensaje fue dado a un grupo visitante de California.  Este mensaje fue recibido en la Capilla mientras se rezaba por las intenciones de este grupo especial que viajaron una gran distancia con sus corazones llenos de amor por Nuestro Senor y Su Santísima Madre.)

 

“Hijos Míos,

 

No sientan desilusión en sus corazones si no reciben un mensaje especial puesto que tienen Mis bendiciones especiales este día ….. porque ustedes han venido de muy lejos para honrarme a Mi y a Mi madre.  A todos mis hijos los acojo dentro de Mi más Sagrado Corazón.  Recuerden, hijos Míos, nunca soy Yo quien da la vuelta y se aleja de ustedes.  Son ustedes, en sus momentos de debilidad quienes se voltean y se alejan de Mí.  Volteen y contémplenme… Mi corazón está encendido por cada uno de ustedes.  Vean Mis ojos como buscan a cada alma.  ¿Qué más, hijos Míos, necesitan ustedes de Mí?  Pidan dentro de sus corazones, y Yo los escucharé y les responderé.  Yo los bendigo…..….”

 

(Nota: Hubo una discusión más tarde acerca de la frecuencia de mensajes que hemos estado recibiendo.  Ciertamente Nuestro Senor y Nuestra Santísima Madre nos han llenado de todas estas gracias por alguna razón.  La intensidad de Su amor por todas Sus criaturas se hace más aparente cuando vemos esas “señales de estos tiempos”.  La lectura de esta mañana fue el capítulo veinte y uno de Lucas.  Yo creo que habla por sí mismo.)