Translate this page

enfrdeitptrues

26 de Mayo del 2000

26 de Mayo del 2000

 

“O, Mis pequeños corderos,

 

Los saludo esta noche con un corazón jubiloso.  Gracias por los niños (había muchos niños pequeños presentes) ---- gracias por abrir sus corazones a Mi Hijo, O, hijos Míos, cómo los hago entender el poder de estas oraciones.  Si ustedes solo pudieran comprender este poder ---- una arma arrojada contra el enemigo………….Escuchen, hijos, oren --- oren hasta que la oración se convierta en una hermosa melodía --- una melodía que trastumbe --- conmoviendo el corazón de Mi Hijo.  La oración es comunión con Dios.  Estén alegres, hijos Míos.  Permitan que la melodía de sus oraciones siempre esté en su corazón porque si está en su corazón entonces no habrá cupo para el malvado.  Trate- - nomás traten de entender que las pruebas deben venir.  El dolor y el sufrimiento son más que regalos si se aceptan y se ofrecen a Mi Hijo.

 

Yo les pido precaución, hijos Míos, --- que no permitan ser adormecidos a un falso sentido de paz y seguridad porque estas paredes también se desmoronarán.  Es nomás con la paz de mi Hijo que ustedes podrán perseverar.  Ámense unos a otros como ustedes son amados.”