Translate this page

enfrdeitptrues

Noche del viernes 21 de Diciembre del 2007

BENDICIÓN ESPECIAL DE NUESTRA Senora

Noche del viernes 21 de diciembre del 2007.

 

REFLECCIONES PERSONALES:

 Tomando en consideración esta noche particularmente hermosa y las inusuales circunstancias en las cuales el mensaje de Nuestra Senora fue escuchado, esto ha sido discernido después de mucha oración para dejar que la noche y las circunstancias hablen por sí mismas. Hubo muchos comentarios sobre este tema……santidad y unidad.Con la asistencia de un grupo numeroso de personas que permaneció en calma con una gozosa ilusión. Esto fue un evento multicultural donde todos los asistentes se unieron con los corazones de Jesus y Maria. Mucha gente desafió la fría noche bajo un cielo tachonado de estrellas lo cual no los disuadió en su entusiasmo, pero en cambio dieron testimonio de su buena voluntad “al ofrecer” una pequeña inconveniencia solo para experimentar la alegría de participar en ésta noche especial. Ellos no fueron decepcionados.Se tocó la guitarra, algunas canciones fueron interpretadas, y se rezó en armonía el santo Rosario. Hacia el final del santo Rosario, un grupo pequeño de personas se retiraron hacia el pequeño salón de oración para esperar la bendición especial de Nuestra Senora y el mensaje que ella deseaba dar. Fue durante éste tiempo de oración en que nuestra Senora habló. También, durante éste tiempo una inusual serie de circunstancias empezaron manifestarse. El micrófono el cual parecía estar grabando el mensaje (la gente observó que la grabadora tenía encendida la luz en la acción de grabar) de hecho, no fue apagada o por alguna razón inexplicable no grabó lo que se estaba diciendo. Uno de los oradores de rezo escucho el mensaje en lenguas o en una lengua extranjera mientras que las demás personas en el mismo cuarto no pudieron escuchar nada. Esto es con la excepción de los dos sacerdotes que asistieron quienes escucharon todo. Nosotros no trataremos de explicar lo inexplicable, pero preferimos aceptarlo como tal vez una gracia especial para los sacerdotes.

Con la amable cooperación de los sacerdotes hemos hecho juntos una breve sinopsis del mensaje. Éste es mostrado sin comillas por obvias razones.

Mis queridos hijos,Alabado sea Jesus quien me ha permitido venir a éste lugar especial tan querido para nuestros corazones. Es querido por las conversiones y transformación de los corazones lo cual ocurre aquí a través del Sacramento de la Reconciliación. Ustedes, nuestros preciosos semilleros tienen bases firmes y crecerán fuertes en humildad. Con humildad ustedes van a perseverar a través de un período de pruebas que está por venir. Ustedes deben ser auto disciplinados a través de la obediencia a la voluntad de Dios ya que por todo aquello que ustedes digan y hagan van a traer gloria a nuestro Senor Jesucristo. A través de la obediencia ustedes encontraran la fuerza para llevar la cruz. ¡Una cruz cargada con alegría un día se convertirá en una corona de gloria!.Yo me encuentro entre mis hijos, bendigo sus regalos con una bendición de madre y yo acaricio cada corazón que se debe convertir puro y sagrado. El regalo - el único regalo – que les pide mi Hijo…son sus corazones. Esto es todo lo que el siempre ha querido. (Pude verla acariciando cada corazón con tanto amor – fue un tierno aunque sufrido amor.) Regocíjense porque el Salvador del mundo pronto vendrá….regocíjense.Esto fue confirmado por un sacerdote, que Pat también dijo “sus (la Madre Bendita) ojos están tan llenos de luz..(una gran pausa) …y tan llenos de dolor”.La grabadora empezó a funcionar casi hasta el final y lo siguiente es un segmento grabado por el grupo de oración.Y todo lo que ustedes hacen por caridad trae alegría…y los grandes regalos que ustedes traen para Nuestro Senor Jesus. Recuerden…no olviden sus regalos para Él.”“Dénle sus corazones queridos hijos ……… dénle sus corazones”.“Las luces eran tan brillantes y aún así sus ojos estaban llenos de dolor. Nosotros debemos traer alegría a Nuestra Madre……nosotros debemos traer alegría. (suspiro)” La noche concluyó con la celebración de la Santa Misa. Aquellos quienes tuvieron la oportunidad de quedarse para la Misa seguramente recibieron muchas gracias. Nosotros continuamos agradeciendo a nuestro Senor y su Madre por permitirnos ser instrumentos de su amor y misericordia. Dios debe haber bendecido a cada uno de ustedes como solo Él puede hacerlo, con su amor incondicional y de hecho ustedes deben sentir el calor de ese amor irradiando profundamente dentro de tu corazón hoy y para siempre.