Translate this page

enfrdeitptrues

Mensaje del 3 de Febrero de 2008

Mensaje del 3 de Febrero de 2008

El siguiente mensaje audible fue dado y grabado en la Capilla de Nuestra Senora de la Sierra después de la Hora Santa de Exposición y oración dominical de las tres de la tarde. Parte de los asistentes venían en peregrinación viajando de México para asistir a un retiro del fin de semana. De interés, aunque estaban programados para ir de compras, decidieron no ir para pasar más tiempo en el santuario. Cómo ocasionalmente ocurre, Nuestro Senor personalmente se dirige a Sus hijos.

Después de la Hora Santa, nuestro sacerdote en residencia ungió a los enfermos y bendijo artículos religiosos. Entonces él tuvo que marcharse a otro evento. Por alguna razón la mayoría de los peregrinos que asistían no se retiraron como si esperaban algo más, algo que el equipo de personal ignoraba.

Algunos de ellos con gran necesidad, pidieron oración personal. Durante una de estas sesiones, la recipiente del mensaje (Pat) entró en un estado espiritual. Primero habló en lenguas sencillas y después escuchamos………

(Maria) “Sepan que Yo los he estado observando durante esta jornada. . . en todos sus esfuerzos que han hecho para estar Conmigo. Pero más aun, para estar con Mi Hijo. Con Tus esfuerzos Senor… Te pido que ayudes a estos hijos.”


(La recipiente) “Madre... ayuda a estos hijos. Tú ves que por sus esfuerzos los bendices y los traes aquí a Tu Hijo. Te damos gracias, Madre. Te damos gracias por estar con nosotros... por las bendiciones y todas las gracias que han recibido. O, Madre querida, que dulce eres... en tocar nuestras manos... en tocar nuestros corazones... en tocar todo nuestro ser para que podamos enamorarnos locamente de Tu Hijo... enamorarnos tanto de El que esta temporada será una de gran regocijo... de gran sacrificio y de gran gozo.”

Bendice a estos hijos. Como haz dicho, Madre, los llamas Tus hijos, Tus hijos... y verdaderamente lo son. Gracias, Madre, por todas las bendiciones de este día. Que cada uno reciba en este momento las bendiciones en abundancia.”

Lenguas fuertes y distintas se expresaron y se grabaron.

(Jesus) “Estoy ante ustedes …… y llamo a cada uno de ustedes a entrar en el Corazón que se ha abierto para recibirlos. Cada uno de ustedes, hijos Míos, son bendecidos por su gran fe... y por el gozo que crece en sus corazones. He abierto ampliamente las puertas y he recibido a cada uno de ustedes como Mis preciosos hermanos pequeños.

Mis preciosos hijos... estén en paz y llenos de gozo mientras comienzan su jornada esta temporada. Caminen con gran confianza... pues yo estaré con ustedes y estaré seguro de asistirlos en todas sus necesidades. Sean fieles a Mí... pues Yo seré fiel a ustedes.”