Translate this page

enfrdeitptrues

Mensaje de Navidad, 20 de diciembre, 2013 de Nuestra Señora de las Sierras

El viernes por la noche se reunieron 400 peregrinos, 7 diáconos y los sacerdotes que apoyan al santuario para asistir a un rosario y misa especial con la esperanza que Nuestra Madre Santísima nos honrara de nuevo con su presencia. El evento se llevó a cabo en el salón principal del Centro de Retiros La Purísima que se encuentra en la parte baja del santuario.  Casi al terminar el rosario bilingüe, la vidente, con dos sacerdotes parroquiales presentes, cayó en el Espíritu y verbalmente dijo estos mensajes que fueron dados en etapas.         (Vidente): "Mi Madre ... ... ..."

 (María) “Mis queridos hijitos,
Esta es una noche especial pues deseo mostrarles a través de una visión dos imágenes distintas, pero sin embargo se enlazan entre si y desempeñan una parte importante en su fe y su iglesia.  Queridos hijitos, ustedes han pasado por muchas pruebas y tribulaciones. Han experimentado tantas cosas en esta vida y sin embargo hay más por venir. Con la revelación de estas visiones encontrarán paz y alegría en sus corazones y la fortaleza para continuar con esa alegría, puesto que esa alegría se convertirá en una luz que ilumina al mundo para Cristo.

(Pat) “La obscuridad se disipó y las estrellas iluminan el cielo. Las nubes, junto con las estrellas, forman lo que podrían ser olas en el agua y hay un barco muy grande y brillante. Tal vez un buque sería más apropiado. Este buque navega despacio pero ciertamente va por un camino hacia su destino con esperanza. Al parecer, dos postes grandes redondos o columnas salen del agua hacia arriba y la nave se dirige a través de ellas. Un magnífico arcoíris une las columnas y sobre el arcoíris se expande lo que yo diría, una substancia como nube por arriba del arcoíris, sobre el cual se encuentra nuestra Señora ... tan brillante ... tan bella ... tan humilde y sin embargo fuerte ... parada como guardián.
Ella dice:

“ Yo soy la Madre de la iglesia ... Yo soy la protectora de los Hijos de Dios." "Hay ángeles y mariposas azules a su alrededor. (Suspiro) … inclina su cabeza un poquito y hay una luz intensamente brillante en su vientre ... (Suspiro) … luz ... ahí está un niño ... (Suspiro) … Oh Dios mío ... un niño, Jesús está en su vientre. Él habla:""Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por Mí."

(Pat) "La tela o substancia tipo nube sobre la cual está parada nuestra Señora comienza a desenredarse y suavemente guiada por los ángeles y mariposas cae entre las dos columnas. La "tela" que es como una gasa muy delgadita y delicada cae como un escudo protector entre las columnas. La nave pasa por las columnas bajo la protección de Nuestra Señora. Esos barcos que aparentemente persiguen a la nave no pueden avanzar a través de esta tela fina como gasa".
(María) "No hay ningún poder en la tierra más fuerte que el hilo más fino en el cielo".
(Pat) "Es como si uno fuera flotando por las nubes del cielo ... hay tanta paz. Siento que mi corazón explotará ... Oh, Mi amor ………..”

El texto siguiente fue transcrito de la homilía dada por el celebrante principal de la Misa que se ofició después del mensaje recibido. Además, hubo una homilía en español dada por el sacerdote asociado la cual también se basó en la visión.

Si el presidente de México viniera a tu puerta y te dijera "Tengo un mensaje para ti", yo pienso que estarías muy impresionado. Si el Papa viniera a tu puerta y te dijera "Tengo un mensaje para ti", yo pienso que estarías muy impresionado. Sabrías que ese mensaje era terriblemente importante si ese mensajero fuera elegido.

¿Sí o sí? (¡Sí!) Si el mensajero de Dios es María, ¿pueden imaginarse lo importante que debe ser ese mensaje? Si Dios ha pedido a Su Madre que venga y nos dé este mensaje, este mensaje es muy importante. Y nosotros que recibimos este mensaje debemos no únicamente estar impresionados, sino estar dispuestos a escucharlo con el corazón y actuar de acuerdo con ese mensaje. ¿Sí o sí? (¡Sí!) Si Dios pensó enviar el mensaje al Tepeyac y compartir ese mensaje a través de Juan Diego, "Yo también soy tu Madre" y el amor de Dios por ti va más allá de tu habilidad para imaginarlo .... Permite que el amor de Dios te dé nueva vida en Jesús. (El mensaje). Si Dios pensó que el mensaje era tan importante que mandó a Nuestra Señora a Lourdes, para que le hablara a Bernardita de Soubirous, y a través de Bernardita a todos .... Escuchen lo que mi Hijo está diciendo ... Permite que Dios te ame .... Permite que Dios te perdone. Deja que Dios esté en tu vida. Deja que Dios te dé nueva vida en Jesús. Si Dios pensó que era tan importante enviar a María a Fátima a los tres niños, y a través de esos tres niños al mundo .... Oren Mis niños, oren. Deja que Dios te ame y que a través de ti Dios ame al mundo. Si Dios piensa que el mensaje es tan importante que lo envía a través de María como mensajera, cuánto más debemos recibirlo con el corazón para escucharlo atentamente.

Esta noche de una forma muy especial, nuevamente María nos ha traído un mensaje desde el corazón de Dios. Y este mensaje ustedes lo han escuchado una y otra vez "Mis queridos hijitos". La parte más importante del mensaje es que ustedes son amados. Ustedes son amados por Dios. Permitan que Dios los ame. Ella dice que sabe las tribulaciones y dificultades que ustedes pasan. Ella conoce lo que están sufriendo. Lo saben, lo saben en el cielo, y habrá más, habrá más. Pero Ella dice que Dios les da una visión para sostenerlos y para brindarles alegría y Ella dice que ese gozo se convertirá en luz. Su alegría se convierte en una promesa hermosa y brillante que es emitida a través del Espíritu Santo que es luz.

La vidente vio obscuridad y la obscuridad se disipó con las estrellas. Ella vio que las nubes se dispersaron y comenzaron a bajar y tomar la forma de olas. En el agua está una gran embarcación, un gran barco navegando en el agua, dos grandes pilares (columnas) salieron de las olas. Y arriba uniendo a los pilares estaba una luz muy brillante y hermosa, un arcoíris. Y parada en la luz brillante sobre el arcoíris estaba Nuestra Santísima Madre. Y la luz era tan intensa que cubrió todo. Y ella dijo: “Yo soy la Madre de la Iglesia ... Yo soy la protectora del pueblo de Dios."

 
Y al ir continuando la visión, la vidente vio a Jesús dentro del vientre de María. La luz era tan intensa, que la vidente únicamente veía la intensidad de la luz que emanaba de Jesús. Entonces Nuestro Señor habló las palabras del Evangelio que ustedes y yo conocemos "Yo soy el camino, la verdad y la luz. Nadie llega al Padre sino por Mí".  Y en la visión, la luz empezó a dispersarse hacia abajo y al desenvolverse se veía como una gaza delicada de hilos de seda que envolvían a la nave. Habían otros  barcos pero esos no pudieron cruzar las columnas. Entonces la vidente escuchó unas palabras que decían que no hay ningún poder en la tierra más fuerte que el hilo más fino en el Cielo. Esta es la visión que María mencionaba que nos iba a dar para que tuviéramos mucha alegría en medio de las pruebas ... en medio de las dificultades que hay en sus vidas ... en medio de los retos y los desafíos que la Iglesia está pasando, tenemos esta certeza ... tenemos las oraciones de María. Tenemos a María como protectora de la Iglesia. Tenemos la gracia de Dios que fluye hacia nosotros y nos une en ese amor de Dios a través de Jesús, El Camino, la Verdad, y la Luz. Cuando estamos agobiados por nuestras propias dificultades ... esas dificultades que vemos dentro y alrededor de nosotros .... este mensaje debe ser de gran consuelo. Dios a través de su mensajera dice: "Yo conozco sus penas, Yo conozco su lucha y sé lo que ustedes están experimentando ... las dificultades. Yo no les digo que esas dificultades se irán ... habrán más, pero "Yo estoy siempre con ustedes."

 

Permítanme decirles que todos venimos aquí esta noche por algo. La mayoría venimos a pedirle algo a Dios. Quizá la bendición para que aumente nuestra devoción hacia Él ... Quizá algo de claridad en nuestro diario caminar ... tal vez algo de consuelo en medio de las dificultades que estamos pasando. Venimos pidiendo y creo que al pedir con una fe firme, recibimos. Dios nos da de acuerdo a nuestra fe ... y voluntad para recibir. Esta noche, Dios está pidiendo algo de ti. María vino ... a pedir algo de ti. María vino a pedir tu respuesta a Dios ... si vas a responderle con todo tu corazón .... Si le darías a Dios lo que tú solamente le puedes dar ... tu amor ... tu confianza ... tu debilidad. Tú y yo venimos esta noche esperando algo de Dios. María vino esta noche esperando algo de ti ... tu fe en Dios.