2 de Agosto de 1997 (Maria)

 

Mis queridos hijos,
               
Ustedes, hijos Míos, están viviendo en la época de las decisiones.  Muchos ya han oído Mi llamado para que se conviertan y han respondido entregando su voluntad a Jesús.  Solo viviendo en Su Divina Voluntad se puede obtener la paz en su mundo ya que ustedes solo procurarán lo que agrada a Mi Hijo----amarlo a El y a su prójimo.  Procuren ser humildes y en su humildad, Nosotros los colmaremos de gracia.  Paz, queridos Míos.