Translate this page

enfrdeitptrues

Santuario de Nuestra Señora de las Sierras

Visita y Misa de Navidad del 22 de Diciembre, 2017

Los que han estado presente durante la Misa Navideña anual saben que la noche comienza temprano – con la oportunidad de recibir el Sacramento de la Confesión para los que lo desean. Varios sacerdotes están presentes para celebrar el Sacramento de la Reconciliación – en Inglés y en Español. Este año no hubo excepción. Fue increíble ver la cantidad tan, tan numerosa de personas buscando la Reconciliación. Todos los Sacerdotes/Confesores presentes comentaron sobre la abundancia de gracias derramadas, la cantidad de confesiones, y la belleza de las almas que buscaban la reconciliación. Muchos de ellos recibieron el Sacramento por primera vez después de muchos años. El Espíritu de paz y reconciliación estuvo presente abundantemente durante toda la noche.

Aproximadamente a las 8:15 PM, durante la Letanía de la Santísima Virgen, la Vidente entró en el Espíritu. Ella trató de arrodillarse, pero no pudo permanecer de rodillas. El Mensaje vino en una voz, tanto potente como increíblemente dulce, y se comunicó con los que estaban presentes con una increíble gentileza y ternura – “confortadora”.

 

 “Mis queridos hijitos,

Yo vengo a consolarlos con el calor del corazón de una madre. Muchas veces, sus corazones están llenos de ansiedad… temor a lo desconocido, pero yo les digo, Mis hijitos, yo siempre estoy con ustedes. Hijitos que Me aman, escuchen Mis palabras y oren, así como siempre lo han hecho. Quiero pedirles que intensifiquen sus oraciones… porque su mundo está en un caos.

Ustedes dicen que están enfermos, cansados y preocupados… con tantas ansiedades y presiones sobre ustedes. Pero Yo les digo, Mis hijitos, estas solo son tribulaciones que se convierten en tesoros. Dios no desperdicia nada. Cuando permiten que su fe en Dios crezca y ponen su confianza en Él, empiezan a comprender la gran profundidad de Su amor.

Miren a su alrededor, mis pequeños. ¿Qué ven? Ustedes están viendo a otros peregrinos, todos están buscando algo. Algunos saben lo que buscan… otros únicamente buscan. Ustedes pueden ser una luz que brille tanto. Ustedes les ayudarán a alumbrar el camino que les lleve hacia Dios. Hagan estas cosas como les estoy pidiendo esta noche.

Yo deseo consolarlos Mis hijitos. Muchos, sí muchos, de Mis hijitos temen la transición de este mundo al otro. Esta noche… quiero mostrarles un ejemplo que puedan guardar en su corazón… porque cada uno de ustedes van a tener el tiempo para experimentar este amor de Dios.”

 (La vidente) Me siento tan impotente al hacer esto, Madre… Es una familia, todos alrededor de una cama con sus rosarios. Todos están rezando… derraman lágrimas por alguien. Yo no puedo ver, Madre, con tanta gente. Debe ser una familia muy grande. Aparentemente… de alguna forma abrieron un espacio y pude ver. Parece ser un jovencito, un niño, y está acostado de un lado. Y hay una mujer muy hermosa a su lado. Se puede ver a través de Ella y Ella abraza al niño. (Pausa, ya que la vidente se sintió abrumada con emoción)  Yo no sé porque no pueden verla. Todos están llorando y… Madre, ¿por qué tienen miedo? ¿Por qué?

                             “Tu Me vez, pero lo que tu vez… ellos no pueden ver… todavía. Pero pronto, más personas van a poder ver con los dones que Dios ya les ha dado. Su fe va a crecer y a intensificarse y ellos se relacionarán unos a otros para fortalecerse en su fe. Dios nunca los abandona. Él siempre está con ustedes. Nosotros los amamos, hijitos Nuestros. No tengan miedo…miren, ¿este pequeño tiene miedo?.... ¡No, no! Él escucha música. ¿Recuerdas la canción que te cante al oído hace algunos años?”

 (La vidente) La canción es de amor divino. “Este niño está a punto de presenciar algo que va más allá de lo que sus padres y amigos están sufriendo, mientras Yo lo tomo en mis brazos, y vamos juntos – hacia Jesús.”

 (La vidente) El niño mira una vez más… con mucha paz.

Yo no veo nada más que tristeza. Pero, sin embargo yo sé que ellos van a comprender cuando Dios nos dice que Él nunca nos abandonará. Él es la verdad. Él nunca nos abandonará.

¿Por qué temer tanto en este mundo si hay tanto bueno a nuestro lado? No hay nada que temer. Tomen cada día a la vez, y como dice nuestra Madre, vendrán algunos días con muchas cosas desconocidas o que no deseamos en nuestras vidas. Pero Ella nos dice que seamos fuertes y que confiemos, y de esta forma… ¡tendremos la fortaleza y confianza necesaria!

O, Madre, te amo tanto… ayuda a todos estos hijos tuyos a comprender el amor de Dios… un amor tan intenso… tan bello… lejos de todo esto, pero aun presente en las pequeñas cosas que vemos. Gracias, Madre.

“Mis hijitos, permitan que el amor de Dios penetre no únicamente en sus mentes sino también más profundamente en sus corazones, para que ya no sean corazones fríos de piedra, si no tiernos y llenos de ese amor de Dios… permitan que su Madre les ayude. Oren, oren y crean y encontrarán la paz y la alegría que Dios tiene para ustedes. Yo les bendigo esta noche y los mantengo cerca de mi corazón que permanece cálido y tan lleno de amor por ustedes.”

 (Padre G) Después del Mensaje, el resto de la Letanía terminó, y empezaron los preparativos para la Misa. Durante toda la noche, el Espíritu de paz y reconciliación se experimentó por muchos de los que estaban presentes. Durante y después de la Misa, hubo muchas evidencias de ese Espíritu, mientras que las personas se abrasaban, las parejas distanciadas se unieron con ternura y reconciliación, las familias se abrasaban y se comunicaban su deseo de paz y reconciliación. Al terminar la Misa, las personas se buscaban para pedirse perdón y reconciliación.

A través de los años, han habido muchas ‘señales’ extraordinarias – experimentadas por muchos de los que han participado esta noche. En la opinión de los sacerdotes presentes, nada ha sido más ‘milagroso’ que la gracia de la reconciliación derramada esta noche, tanto por el Sacramento, así como la expresión personal del deseo de la reconciliación y la paz experimentadas.