• 1

Prequntas Frecuentemente hechas a nuestro personal



P: ¿Suceden milagros en esta colina?


R: Ha habido documentación verbal y escrita de los cuales muchos han sido confirmados como “sanaciones inexplicables” ya sea del cuerpo o del corazón.


P: ¿Ha investigado la Iglesia Católica alguno de estos Milagros?


R: No, ni tenemos la intención actualmente de pedir ninguna investigación a la iglesia.


P: ¿Ha ocurrido algún acto fenomenal en esta loma sea ya visual o fotográficamente?


R: Sí. Nosotros tenemos muchos testimonios y retratos en archivos.


P: ¿Se han dado mensajes de un ser sobrenatural a un locucionista en el área de el Santuario?


R: Sí, en nuestra opinión.


P: ¿Quién los recibe y cuál es la documentación?


R: La persona que se llama “Pat” o en términos más amplios [la recipiente de los mensajes]. No existe ninguna documentación absoluta excepto lo que uno siente después de escuchar o leer los mensajes.


P: ¿Es la recipiente una visionaria?


R: Preferimos llamarla una locucionista. Visionaria es un término amplio que aplica a muchas situaciones que pueden ser mal interpretadas.


P: Explica cómo la recipiente obtiene estos mensajes y ¿puede ver algo?


R: En los primeros años eran locuciones internas. Desde entonces la mayoría son audibles y en veces son visuales dados mientras ella está en estado espiritual en veces llamado “éxtasis”.


P: ¿Pretende ver seres espirituales o “Fenómenos de naturaleza sobrenaturales?


R: En ocasiones ella ha dicho que lo que ve es claro, especialmente si es una visión de algo que le dicen que debe comunicárselo a la comunidad.  En la mayoría de los casos ve un ser de cuerpo translucido, en veces acompañado de bellas luces o colores.

P: ¿De qué consisten estos mensajes?


R: Estos mensajes conciernen estos tiempos y se enfocan en amor, perdón, la Misericordia de Nuestro Señor y las enseñanzas de cómo debemos vivir nuestras vidas y relacionarnos con Dios. Ellos no se enfocan en el temor.


P: ¿Quién da estos y mensajes y porqué?

R: Es nuestro discernimiento que son permitidos por Nuestro Señor Jesucristo y vienen de El, de Su Madre y en ocasiones de otros seres celestiales permitidos.


P: ¿Quién autoriza que estos mensajes sean publicados?


R: Son permitidos ser publicados bajo “Revelación Privada” y también por los dos Consejeros Espirituales actuales y anteriores de los recipientes que son sacerdotes.


P: ¿Cómo ve la Diócecis local estos mensajes?


R: Puesto que no le pedimos a la iglesia ningún reconocimiento formal, ha escrito una carta confirmando su posición como “un Asunto Privado”.


P: ¿Ha el clérigo visitado y dicho Misa en el santuario?


R: Sí. Un Arzobispo, dos Obispos y más de 80 sacerdotes han dicho Misa aquí.


P: ¿Desde cuándo ha estado recibiendo mensajes y/o visiones?


R: Formalmente desde 1 de junio de 1997.


P: ¿Espera usted que los mensajes van a continuar?


R: Se les ha dicho que van a disminuir, puesto que mucho se ha dicho.  Nuestra Madre repetidamente ha dicho, “regresen y lean los mensajes”. En abril de 2004 fuimos informados que el último de la serie de siete años de mensajes van a concluir en la colina en el lugar de el mensaje original.  Este ocurrió el primero de junio de 2004.


P: ¿Habrá más mensajes?


R: Nuestra Madre ha dicho que Ella va a responder si Su Hijo ve la necesidad para respuestas adicionales como el mensaje Navideño de diciembre 24 de 2004.


P: ¿Es la recipiente o alguno de los equipos de oración “sanadores”?


R: Jesús es el “sanador”. Nosotros somos solo intercesores pidiéndole a Dios que intervenga.

P: ¿Si están orando sobre uno qué es lo que él o ella debe hacer?

R: Enfocarse en el amor y el poder de Nuestro Señor y pedir ser sanado.

P: ¿So la mayoría de las peticiones contestadas?

R: ¡Sí! Dios siempre escucha las oraciones, pero siempre en Su tiempo y a Su manera. ¡Recuerde, a veces Su respuesta es no!

P: ¿Cómo podría uno resumir la razón para venir aquí?

R: Ha sido confirmado en los mensajes. Esta es una “Montaña de Misericordia”. Den gracias y recen por la misericordia y las bendiciones de Dios. El hará el resto